Los hacks

HackMito#1

Un día uno de los villanos se encuentra en el bar de las mejores lentejas de colabora-bora, intentando aislarse para solucionar un problema matemático imposible de resolver. La camarera que pasaba por allí, de repente se acerca y le da la clave matemática que a él le faltaba.
En ese momento, el villano se da cuenta del poder de la colaboración y lo que significa compartir el conocimiento. No era eso un arma absoluta en contra de ellos, sino que era una herramienta absoluta de solidaridad y mejora de todos.
En este instante decide hacer algo para salvar al árbol y devolverlo a la gente que lo habia cuidado tanto tiempo. Su idea consistió en organizar una reunión (G.unión?) con los demás villanos, inventándose un personaje que representaba el alto cargo de los rebeldes. “Me ha informado una fuente segura que la persona que se esconde detrás de todos estos actos de rebeldía se llama Hackerina y sabemos dónde se esconde”.
En ese momento de distracción el villano aprovecha para escaparse de la reunión y se mete en la sala del sistema de seguridad para desmontar durante unos instantes las barreras constituidas con la materia del volcán Prometeo. En este justo instante, los hackers, desde el submarino, detectan la oportunidad de disparar un tsunami gigantesco que acabe con todo.
La gente se queda sin nada, tanto el pueblo como los villanos, todo está por reconstruir. El árbol del conocimiento se queda casi ahogado. Algunos villanos deciden irse de este desastre ecológico y otros se quedan frente a ese drama para ayudar a reconstruir el pueblo. Todo el mundo se vuelve solidario, ayudándose mutuamente, poniendo su conocimiento en el árbol para que de nuevo todos puedan aprovecharse de la sabiduría colectiva.
La isla colabora-bora vuelve a lucir con sus bellas luces y su buen ambiente, hasta que un día Steve Jo vuelve de su aventura por tierras villanas, donde se había ido a aprender y profundizar sus conocimientos sobre huertas urbanas. Así como lo había planeado para el bien de todos empezó a plantar manzaneros que tenían un color bellísimo! Sus manzanas desprendían un halo de arco iris
que dejaba a todo el pueblo fascinado.
Pero tras unos meses esos nuevos manzaneros empezaron a duplicarse de manera exponencial comiéndose poco a poco el resto de la vegetación. De nuevo el árbol peligraba pero esta vez, algunas personas le quitaban importancia porque pensaban que esas manzanas tan bellas no podían desaparecer de la isla.

#El gran mito de Makeador (Por Verónica Pérez Pérez, con la inspiración deMakea“). Descárgalo Aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s